domingo, 23 de octubre de 2011

POR QUE ATACAN LOS PERROS?


¿POR QUE ATACAN LOS PERROS?
(Por Noé I. Casiano) Tel: 787-246-3380
Quisiera expresar mi sincera opinión con el interés de orientar a ciertas personas que tienen la idea descabellada y criminalizan ciertas razas caninas sin tener la experiencia, los conocimientos y mucho menos sin tener estudios científicos que lo demuestren, al pensar que ciertas razas debieran ser eliminadas o erradicadas de nuestro Puerto Rico. Incluso en nuestro país existe una ley (actualmente en revisión ley 158) en contra de la raza pitbull específicamente. Esto es una idea retrógrada para un país civilizado como el nuestro.
Por mi experiencia como entrenador canino con más de treinta años trabajando con perros de diferentes razas puedo opinar y en cierto grado certificar que las conductas agresivas de algunos canes no tienen nada que ver con su raza. NO hay, escuche bien, NO existen las razas de perros peligrosas, y si los animales peligrosos, en este concepto nunca debemos generalizar y si individualizar.
Dicho esto, no significa que decimos que ningún perro sea capaz de atacar a los seres humanos, por el contrario reconocemos que existen perros sumamente agresivos y peligrosos que pueden infligir grave daño corporal, inclusive matar un ser humano, pero sería irresponsable señalar una raza en especifico. Que quede claro que un animal que cometa un daño tan grave contra un ser humano lamentablemente debe ser sacrificado y su dueño debería responder por todos los daños o agravios causados por su negligencia u omisión.
¿Por qué atacan los perros?
Los etólogos y estudiosos de la conducta canina definen la agresión canina como la acción dirigida contra otro organismo que persigue la lesión o destrucción de un objeto perfectamente señalado como un objeto, propiedad o animal con el fin de dañarlo o limitarlo. La agresión tiene una justificación en la naturaleza donde existe una competencia entre especies. Forma parte de la supervivencia para proveerse de alimento, territorio, pareja. Puede dirigirse hacia conspecíficos y otras incluido el hombre.
La agresión canina está influenciada por ciertos factores como la genética (propia de cada especie y de cada individuo), el estado fisiológico de cada animal (producción de hormonas y/o presencia de algún tipo de patología), estímulos ambientales como sonidos o movimientos, aprendizaje, experiencia, el nivel de excitación, ansiedad o estrés del animal.
La agresión puede ser de varios tipos principales, ofensiva, defensiva o predatoria. Ofensiva por dominio social, sexual o Jerárquico, la cual generalmente aparece al año o en la madurez social del perro. Defensiva la cual es una respuesta de un individuo cuando percibe una amenaza, reto, tiene miedo, esta irritable, tiene dolor o frustración, o cuando defiende su territorio o protege su manada, es simplemente instintiva o aprendida. Predatoria, esta conducta alimentaria es por hambre o por acecho a la presa para perseguirla, cobrarla, morderla, matarla y comérsela. Esta conducta es normal en ciertas razas o individuos y solo lo hacen por instinto, muchas veces no llegan a la etapa final de comerse la presa solo la matan.
Estas conductas todas instintivas aparecen en todas las razas a diferentes niveles en cada individuo. Muchas veces ocurren entre especies, otras veces redirigidas hacia los humanos.
Las causas principales por las que un perro puede atacar a un ser humano son varias y pueden ser agrupadas de la siguiente manera.
Instinto de caza o presa, lo que provoca que el animal se vea impulsado a perseguir todo lo que se mueve o corre: (autos, bicicletas, ropa tendida, humanos corriendo, incluso niños en movimientos.
Timidez agresiva, ejemplares mal seleccionados o cría inapropiada principalmente en la impronta que portan unas aptitudes genéticas o aprendidas inadecuadas para la vida social. Perros que muerden por miedo a las personas inofensivas cuando el extraño se acerca a ellos.
Exceso de dominancia jerárquica, ejemplares mal educados o con un alto grado de testosterona que se tornan rebeldes hacia sus dueños o humanos, y como consecuencia pueden responder de forma muy agresiva hacia ellos cuando se les lleva la contraria.
Neurosis, producida por sus condiciones de vida. El aislamiento en perreras o jaulas, el vivir atados largos periodos de tiempo, la poca o ninguna ejercitación, y/o el maltrato, pueden ser causas que pueden producir graves problemas de conducta en el individuo no importa la raza.
Tipos de enfermedades o patologías que el animal tenga, como dolor, debilidad, perdida del olfato, visión, audición, epilepsia, hipotiroidismo, hidrocefalia, tumores, picor severa y otras enfermedades o molestias, no visibles.
Entrenamiento inadecuado, con intensiones anti sociales o de peligrosidad social enseñadas por sus dueños o por incompetentes e irresponsables entrenadores no profesionales.
Causas humanas, existen causas producidas por nosotros los humanos ya sea por temeridad, ignorancia o desconocimiento, como acercarse a un macho que intenta satisfacer su instinto sexual con una perra, poca o ninguna autoridad del humano hacia el animal, introducir la mano en la comida, juguete o hueso de un perro, interrumpir bruscamente el sueño de un perro que duerme, tocar los cachorros con su madre presente, fijar la mirada o intentar tocar a un ejemplar dominante y/o desconocido, etc.
La irresponsabilidad, el descuido, la acción u omisión de algunos dueños, es también una causa. Cuando se tiene un perro de carácter fuerte o agresivo se tienen que tomar ciertas precauciones principalmente frente a niños y/o personas extrañas que puedan acercarse a su dueño o penetrar su territorio.
Por estas y otras posibles causas el mejor amigo del hombre puede convertirse en su mayor enemigo. Hay que recordar que el perro necesita amor y disciplina. Al menor signo de agresividad hay que tomar medidas correctivas inmediatamente, es deber de todo dueño responsable llevarlo a educar con un profesional de la conducta canina.
Cortesía de: Asociación Puertorriqueña de Entrenadores Caninos Certificados (APECC)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada